Close

Preocupación por Adara tras una confesión muy dura e inesperada

Conocimos a Adara cuando participó en una de las últimas ediciones anónimas de Gran Hermano, pero no fue hasta el año pasado cuando despuntó en el mundo de la televisión con su participación y posterior victoria en GH VIP 7. Una vez dentro, su vida empezó a desmoronarse hasta tal punto que hoy en día la exazafata ha confesado sentirse en la mierda Adara se despide de su trabajo en Mtmad y se abre en canal sobre su actual situación con su padre, sus exparejas y su hijo. Sigue leyendo para conocer todos los detalles.

La vida de Adara se desmorona

> Su influencia en televisión empezó a cobrar sentido cuando participó en la séptima edición de Gran Hermano VIP. Entró muy segura de sus sentimientos hacia Hugo Sierra, con quién hacía tan solo unos meses vivió uno de los mejores momentos de su vida: tener un bebé. Pero las semanas fueron pasando y Adara se enamoró de Gianmarco, el italiano más desconocido de la casa. Una vez fuera de Guadalix de la Sierra comenzó una auténtica pesadilla para ella. A los problemas legales con Hugo Sierra por la custodia de su niño en común, a la exazafata se le sumo la ruptura con el italiano quien, en mitad del Estado de Alarma, se marchó a su país asegurando que Adara le había sido infiel con otro hombre. Pero estos problemas con dos de los hombres más importantes de su vida, se le ha sumado uno más: no se habla con su padre. Adara se ha abierto en canal en su último vlog para Mtmad.

Siguiente: “No me hablo con mi padre”

Su situación actual con su padre

> Los rumores ya auguraban que la relación de Adara con su padre, Luis Jesús Molinero, no atravesaba por su mejor momento. En su último vídeo en Mtmad, publicado hace tan solo unas horas, la exazafata ha recordado algunos de los momentos más bonitos de su infancia con él aunque su sinceridad con sus seguidores le ha vuelto a jugar una muy mala pasada. En décimas de segundo, ha terminado contando y confirmando lo que ya se especulaba: padre e hija no se hablan.

“La relación con mi padre está fatal y que no nos hablamos. Últimamente siento mucho dolor, pero no lloro y lo llevo ahí guardado y lloro, y me acabo de dar cuenta de que se me está acumulando. Un día tengo que echarme a llorar hasta que los ojos me revienten, a ver si así me hago fuerte de una puñetera vez y así me limpio”, explicaba. Pero la cosa no queda ahí porque, en un intento por cambiar de tema, Adara decide finalmente abrirse del todo.

Siguiente: “Estoy fatal, he tocado fondo”

Adara narra su pésima situación

> “Tengo que asimilar que me estoy separando, que me han dejado, y la decepción que he sentido con muchas personas que creía que eran mis amigos. La televisión te da cosas muy buenas y también saca la cara verdadera de muchas personas. Vivo con un cumulo que tengo que procesar y es que el resumen es que tengo que llorar y que me hace falta llorar. Ahora mismo no tengo a mi madre, no me siento muy comprendida, tengo un cóctel de sentimientos en mi vida” afirma llorando. “Cuando asimilas cosas, eso lleva un proceso y los sentimientos de ese momento te van cambiando”. Después de vivir varias rupturas en muy poco tiempo y ver a su padre alejarse, Adara ha confesado que ha tocado fondo.

Siguiente: “Estoy en la mierda absoluta”

“Me gustaría sentir que alguien me entiende”

> Adara, angustiada, no puede más y se confiesa con sus seguidores: “Llegados a este punto quería contaros que este va a ser mi último capítulo, no puedo seguir exponiéndome y hacer como si no pasara nada en mi vida. Necesito que mi vida se estabilice y hay veces que necesitamos estar en lo más hondo y en la mierda absoluta, tocar fondo para después salir. Tan solo quiero recuperarme y seguir con vosotros. Gracias por haberme acompañado en esta etapa, os quiero mucho y espero que nos veamos pronto”, concluye. La ex azafata no solo desaparecerá de Mtmad sino que, además, ha decidido eliminar su cuenta de Twitter. ¿Qué será lo siguiente?

La entrada Preocupación por Adara tras una confesión muy dura e inesperada se publicó primero en Cotilleo.